Smart FM: limpieza conectada en la era híbrida

Las fuertes exigencias en materia de higiene profesional obligan ahora al sector a innovar para adaptarse a los nuevos métodos de trabajo híbridos y a la variabilidad de la ocupación de los puestos de trabajo y justificar así un mayor valor añadido. Para mantener el pulso del edificio y la satisfacción de sus ocupantes, la digitalización de los procesos se está convirtiendo en algo esencial para apoyar a los operarios de servicio en sus actividades diarias y mejorar su rendimiento y versatilidad.

Acelerada por la crisis sanitaria, la generalización del teletrabajo habrá tenido un profundo impacto en la oficina tal y como la conocíamos, con sus ritmos, sus horarios y sus procesos regulares. La hibridación de los espacios está cambiando la baraja para las organizaciones, los servicios de los ocupantes y los proveedores de servicios, desafiados por la evolución de las prácticas de trabajo, los usos y la experiencia de los empleados.

En este cambio de paradigma, los actores de la higiene y la limpieza deben demostrar ahora una mayor agilidad para garantizar una alta calidad de servicio, ajustando las intervenciones a una ocupación mucho más variable del lugar de trabajo y a las necesidades, al tiempo que satisfacen las crecientes exigencias de las empresas en materia de responsabilidad sanitaria.

Este contexto, que subraya la pertenencia de un modelo de limpieza basado en el uso en favor de un formato estandarizado, plantea inmediatamente la cuestión de la postura a adoptar para anticiparse, orientar lo mejor posible las expectativas y garantizar la satisfacción de los usuarios.

 

¿Cómo pasar de una cultura de volumen, de servicios programados, a procesos ágiles y más económicos, en fase con las necesidades reales?

MoveWORK, uno de los principales actores del FM, lleva más de 10 años aportando su experiencia tecnológica en esta dinámica de optimización de servicios, ofreciendo una plataforma de gestión que orquesta todos los servicios de limpieza y los de todo el ecosistema del edificio en tiempo real.

Nuestra plataforma MoveWORK Flow reúne a todos los actores de la cadena de valor del servicio y guía a las empresas en una orquestación y gestión más inteligente de sus actividades en función del uso de los entornos y de las necesidades de los ocupantes“, explica Borja Duque, cofundador y director de MoveWORK Iberia.

Una nueva armonía de procesos y profesiones

 

Como condición esencial para mantener la calidad esperada, la digitalización del puesto de trabajo está sentando las bases de una actividad simplificada, más eficiente y permanentemente conectada a las prácticas y hábitos de los usuarios. Basada en las últimas tecnologías de IoT e inteligencia artificial (seguimiento de la actividad, solicitudes de servicio, comentarios de los clientes, detección de presencia, medición de llenado, calidad ambiental, etc.), la plataforma proporciona un mapa preciso e instantáneo de las áreas de vida y de trabajo, invitando a los proveedores de servicios de limpieza a obtener una comprensión más amplia de los espacios, una mayor interactividad y proactividad, y una mejor coordinación de las operaciones diarias.

A partir de estas nuevos modelos de gestión, la tecnología digital es una herramienta esencial para desencadenar y automatizar determinadas acciones hacia los equipos en el terreno”, continúa el Directivo, refiriéndose a los distintos soportes, planificaciones, planes de acción y controles de calidad iniciados por MoveWORK Flow.

 

 

 

Desde un único entorno digital, un verdadero centro de las operaciones para el edificio, todo el mundo tiene ahora el poder de abordar sus problemas más rápidamente, ya sean incidencias o solicitudes de servicios, lo que se traduce en un ahorro de tiempo operativo y en una ejecución de los procesos de actividad más eficientes.

Esto ofrece la opción de operar sobre la base de nuevos modelos híbridos que combinan la frecuencia de las intervenciones y el uso real de los espacios, informando a los operarios de las acciones prioritarias a realizar o planificadas según el uso real de los espacios y las necesidades de los usuarios, cuando esto resulte útil y necesario.

Esta flexibilidad, que permite racionalizar el trabajo de los equipos y sus movimientos, favorece enormemente el desarrollo de las competencias del personal y aporta más sentido a las tareas realizadas“, añade Borja Duque, para quien, más allá del argumento económico, la digitalización va poner en valor a todo un sector, al que se le pide que sea cada vez más visible sobre el terreno.

 

Co-construcción de un lenguaje común  

 

Al guiar a la industria de la limpieza en la definición del mejor equilibrio entre intervenciones frecuenciales o personalizadas bajo demanda -gracias a la constante trazabilidad de las necesidades-, la digitalización de los procesos parece ahora inseparable de una estrategia de calidad e innovación sostenibles, favoreciendo la aparición de nuevos servicios a la carta.

Es una garantía esencial de competitividad frente a las exigencias de los clientes, que ven en ello una oportunidad para concentrarse en su actividad principal, pero también para satisfacer, tranquilizar y ofrecer a sus empleados un entorno agradable y bien gestionado. Aunque la tecnología está ahora disponible y hecha a medida para el lugar de trabajo, “no es la respuesta a todo“, advierte Borja Duque, para quien las organizaciones deben primero evolucionar para apoyar y acompañar a sus equipos durante esta transición.

Al deshacerse de las prácticas estáticas y aisladas, el FM inteligente debe ir acompañado de una reflexión concertada sobre la formalización del sistema y los procesos de referencia antes de su digitalización. Por supuesto, una plataforma tendrá la función de orquestar acciones y automatizar la recogida de datos en tiempo real; pero si los procesos o workflows no están bien definidos y transpuestos de antemano, ni su posterior análisis dominado por los gestores de FM, no hará ninguna magia.

La tecnología está ayudando a generar una nueva forma de pensar en el negocio y a facilitar esta necesaria adaptación”, concluye Borja Duque.

“Las empresas que entiendan esta convergencia y elijan nuestra plataforma tendrán todas las claves para conseguir un rendimiento único, proponer nuevas ofertas de servicio disruptivas, gestionar mejor los consumibles, mantener sus promesas de entornos saludables y seguros… Y al final, actuar por el bien de todos, incluido el de nuestro planeta”.

 

 

Lea este artículo en el número 156 de la revista Limpiezas.